Por Camilo Salvetti
2 May 2019
Loco

La increíble carrera de Sebastián Abreu.

El sábado, a los 42 años de edad, Sebastián Abreu escribió el nuevo capítulo de una carrera más que peculiar. En su debut como técnico interino de Santa Tecla -equipo que supo defender en 2016- el Loco se coronó campeón de la copa de El Salvador. Cabe señalar que Abreu debutó como DT sin haberse retirado como jugador, convirtiéndose en el primer campeón de la historia del club en campeonar en ese doble rol.

La carrera del Loco siempre fue así, peculiar. Desde sus inicios en su Lavalleja natal, cuando luego de jugar en el Nacional de Minas y en la selección departamental, fue llamado en 1993 para integrar el plantel de la selección uruguaya sub-17 que disputó el Sudamericano de ese año. Si bien sólo jugó 45 minutos, anotó dos goles y despertó la atención de clubes montevideanos. Defensor Sporting ganó la puja por su ficha y pudo incorporarlo, aunque el sueño del Loco era jugar en Nacional.

Luego de un rápido ascenso al primer equipo de los violetas y de una buena actuación en la Libertadores de 1996, fue incorporado por San Lorenzo de Almagro y más tarde dio el salto a Europa cuando fichó por el Deportivo La Coruña. A partir de ahí comenzó un periplo que lo llevó a recorrer equipos de México y Brasil, antes de recalar en Nacional en el año 2001.

Dirigido por Hugo de León, Abreu comenzó una relación especial con el pueblo tricolor. En su primer año, anotó 17 goles en 18 partidos, incluidos los goles clásicos, que llevaron al Bolso a ser campeón uruguayo. Luego de un ping-pong entre equipos mexicanos y Nacional -jugaba una temporada en México y otra en Uruguay-, el Loco tuvo dos vueltas más en esos años: En 2003, cuando sólo pudo disputar siete partidos pero convirtió ocho goles, entre los que se encuentran los dos a Peñarol, y en 2005, cuando volvió a ser campeón uruguayo.

Fue luego de dejar Nacional cuando comenzó a construir su fama de “trotamundos”. Entre 2005 y 2012, pasó por 11 equipos y vivió en México, Argentina, Israel, España, Grecia y Brasil, antes de volver por una temporada al Bolso, en 2013.

Ese año, dirigido por Rodolfo Arruabarrena, disputó pocos partidos y fue cedido a Rosario Central, club en el que se convirtió en ídolo a pesar de haber jugado un año y medio.

Luego de dejar el equipo Canalla, Abreu comenzó a rodar por diferentes clubes sudamericanos, entre los que se cuentan el ya mencionado Santa Tecla, Sol de América (Paraguay), Bangu (Brasil), club con el que anotó su gol número 400, y el Audax Italiano (Chile), equipo por el que fichó en 2017 y rompió el récord Guinness como el futbolista que jugó en más clubes de manera profesional.

Una vez más, Abreu hizo historia luego de la obtención del campeonato salvadoreño con el Santa Tecla, así como lo hizo en la Copa del Mundo de 2010, cuando su penal clasificó a la celeste a semifinales, o en 2011, cuando a pesar de disputar un sólo partido, se coronó campeón de américa. En la selección uruguaya, el Loco disputó 70 partidos y convirtió 26 goles.

Con tantos años de carrera, Abreu se ha convertido en un jugador intergeneracional. Los años pasan, las hinchadas se renuevan y nuevas generaciones se acercan al fútbol, y aunque se lo puede considerar una figura controvertida, pocas personas pueden negar haber gritado un gol del número 13.

Camilo Salvetti






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta