Por decano
5 Feb 2019
entrevista

Compró su pase para llegar y dejó en claro para que vino.

En entrevista concedida a “100% Deporte” Palito Pereira dejó a la vista de todos por qué llegó a Nacional y cuál será su aporte.

Para empezar Palito dijo que el día posterior al clásico fue “tranquilo pero contento con la victoria y la obtención de la copa (Supercopa Uruguaya) pero mesurado y sabiendo hacia donde apuntamos. Y aprovechando también para descansar porque fue un desgaste muy grande.” Dijo además que está disfrutando “con la vieja y con la familia que son muy importantes”.

Respecto a su actuación dijo ser muy autocrítico, que venía mucha falta de fútbol, que le costó y que “cuando las cosas no salen en lo futbolístico hay que jugar con otro estilo, con la experiencia o saber leer como viene la situación.” Dijo que Nacional está en formación y que “muchos llegamos, nos pusimos la camiseta, la responsabilidad y salió bien pero en personal sé que puedo dar más.” Agregó que para jugar en su puesto “hay que saber leer (el partido) porque si no siempre quedás a mitad de camino. Intentamos taparles las bandas y hacerles un partido”.

Sobre el alargue y su cansancio físico dijo que “estaba tan mentalizado que a veces pasa que no te das cuenta de todo el desgaste. O te agarrás de otras cosas, estábamos calientes de la roja a Santi (Rodríguez), del córner que no fue, del penal del que hay miles por partido.” Dijo también que la virtud de los nuestros estuvo en defender.

Cuando Kevin Ramírez sufrió la lesión Palito se puso nervioso porque vio “que se le dieron vuelta los ojos y cuando alguien dijo que estaba haciendo tiempo más me calenté. Fue un susto y a nadie le gusta que suceda una cosa así”. Al darle aire pretendió que los médicos se dieran cuenta de la situación. También le quitó toda trascendencia a una discusión con Cristian Rodríguez.

Palito definió como “graciosa” la jugada del primer tiempo en el que dudó “de darle el pase a Santiago Rodríguez , no me puse firme y me resbalé. Por suerte pasó rápido y fue lejos de nuestra área.” Sobre su segunda amarilla –y expulsión- no tuvo objeción ninguna reconociendo que fue a cortar. “Queda el sabor amargo de la expulsión pero la conciencia tranquila que te la jugaste por tus compañeros”, dijo finalmente sobre el hecho. Manifestó también que para lograr su mejor forma necesita “competencia, fútbol y seguir conociendo a los compañeros. Ganar esta Supercopa te da otra confianza para trabajar en lo que viene” y que no hay que confiarse.

El ex celeste dijo que en diciembre cuando habló por primera vez con Alejandro Balbi ambos coincidieron en que “el 2019 era una época de cambios para Nacional y apuntar más allá de lo que es un Supercopa. Y que es objetivo tras objetivo, y este fue el primer paso. Que la gente se amigue con el jugador” y que estuvo muy buena la iniciativa del Primer banderazo en el Parque Central. “Todos apuntamos para el mismo lado, el bien de Nacional”, declaró.

Ya sobre el final reconoció que para cumplir su sueño de jugar en Nacional compró su propio pase. Sobre esto dijo que fue la forma que encontró “de destrabar la situación. La cosa venía medio enrollada con Estudiantes y fue una decisión en familia para dar un paso en la carrera. No es tanto como lo pintan, no es para vender humo.” Su deseo era jugar en Nacional “y por suerte se cumplió y empezamos con el pie derecho. Después de lograr ponerme la camiseta de Nacional, todo corre por mi cuenta. Ahora comienza una historia nueva, lo que haya hecho antes muchas gracias, todo bien pero para adelante uno se traza objetivos para el año” y para eso hay que ir objetivo tras objetivo.

decano






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta