Por recibimos y publicamos
27 Oct 2013
Gardel

Palomita blanca, para el triste ausente, sos como una carta de recordación... La voz de Gardel acompañó la concentración tricolor.

El 26 de octubre es un día especial para el Club Nacional de Football, no solamente porque se cumple un nuevo Aniversario de la Tercera Copa Libertadores de América ganada por nuestro Glorioso Club, sino porque un día como este pero hace ya largos 80 años ocurría un hecho único.

La mañana del 26 de octubre de 1933 el plantel de Nacional se encontraba practicando en la ciudad de Santa Lucia, dicha locación era muy codiciada por los equipo de la época para realizar prácticas y descansos, justamente dadas las características de la ciudad y comodidades que allí dispensaban.

En vísperas de un partido importante del año mencionado, el primer equipo de Nacional hacía una práctica de fútbol en la cancha del Wanderers de Santa Lucía.

No era una mañana más en la coqueta ciudad canaria, el ambiente ansioso de ver a los ídolos tricolores y gestores de mil hazañas con la blanca y con la casaca color cielo, llevó a que prácticamente la ciudad entera se volcara a presenciar los movimientos de sus ídolos.

No debemos olvidarnos que ese equipo de Nacional era la famosa MAQUINA DEL 33 , futuros campeones de los años 33 y 34.

Pero había un hincha que se enteró que su club se encontraba allí y tomó una decisión que quedaría para la historia del Cantor y de Nacional.

Carlos Gardel había tenido una actuación memorable, como eran todas las del Mago, en la ciudad de San José de Mayo el día anterior. En su viaje de regreso a Montevideo el 26 de octubre se entera de que Nacional estaba concentrado en Santa Lucía e inmediatamente pide a su chofer emprender el nuevo rumbo.

A medida que el Zorzal se iba acercando a su destino se va enterando de algunas cosas pero la que más le interesó fue que podría ver algo de fútbol ya que llegaría a ver algo de la práctica del principal equipo.

Cerca del mediodía Gardel llega a la práctica ante la sorpresa de propios y ajenos, inmediatamente allegados al Club notan su presencia e informan a nuestro capitán, que era nada más y nada menos que el Capitán de Capitanes, El Mariscal José Nasazzi.

El diálogo no lo conocemos pero lo que si sabemos es que el Mago le prometió al capitán pasar por la concentración en el Hotel Biltmore y allí ensayar un pequeño recital para darle fuerzas al plantel. Miró un rato la práctica y dejó saludos para los “muchachos” e inmediatamente se fue a descansar.

Las horas siguientes como se imaginarán fueron de gran ansiedad y a la espera del famoso cantor Tacuaremboense.

Por fin llega Carlos Gardel al hotel Biltmore, prensa y público en general se hacían allí presentes para observar al ídolo, de inmediato Nasazzi ordena al plantel dirigirse a la habitación número 32, que quedaría para la historia del Hotel, para allí armar el asunto.

El Mago ordenó a sus músicos “desenfudar las violas” como él decía y comenzó el Show.

En el repertorio se incluyeron varios clásicos pero decidió Gardel cerrar el encuentro con el tango “Palomita Blanca” justamente en homenaje a su club.

La emoción no tuvo límites en la noche de Santa Lucía y Nacional hizo historia nuevamente.

Lo que ocurrió ese día en el Hotel Biltmore, fue un hecho único ,el que Gardel le cantara a una institución como lo hizo con Nacional, es un mojón sin igual en la historia del Mago Oriental.

Este acontecimiento no hace más que marcar el sentimiento del cantor a su club, respaldado por tomas fotográficas en el Gran Parque Central.

Desde aquí, con éste sencillo homenaje los hinchas del Decano homenajeamos como lo hicimos con la escultura y en el Día del Patrimonio a un hincha ilustre que como no nos cansamos de decir  CADA DIA CANTA MEJOR.

Ignacio Pou

Comisión de Historia.
Comisión del Día del Patrimonio.

ClLick aquí:Palomita Blanca - Carlos Gardel







SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta