Por decano.com
9 May 2015
árbitros

El llanto en la previa a los partidos -disfrazado de indignación ante la injusticia- es una práctica habitual del equipo del año 13. Nacional en cambio, acepta las reglas del juego.

Se estuvo analizando los últimos arbitrajes y hay una gran preocupación, caso Nacional-Wanderers y otros arbitrajes que realmente nos tienen preocupados” se le escuchó decir al entonces vice presidente aurinegro Edgard Welker en noviembre de 2011.

Los líneas se encargaron de darle la victoria a Nacional” , disparó el mismo gemidor tras el clásico correspondiente al Clausura 2011 y posteriormente su club presentó una denuncia contra los árbitros en la Conmebol.

Los arbitrajes en contra de Peñarol en este Clausura han sido escandalosos” escupió hace pocos días en su audición partidaria el periodista Enrique Hananía.

Trato de no hablar de los árbitros, pero es que viene de muchísimo tiempo y duele” se lamentó Emilio Mc Eachen tras el último partido que Andrés Cunha le arbitrara a los aurinegros. También su entrenador, Pablo Bengoechea se refirió a los arbitrajes contra Peñarol finalizado este partido. “Se da la casualidad que Peñarol no tiene suerte con los jueces. Hay muchos fallos que deberían ser de otra forma, y por eso se pierden puntos” se quejó el riverense.

Para ser justos, el actual entrenador “manya” no ha estado ni cerca de los gemidos practicados por algunos de sus antecesores. “Yo lo que sé es que por los árbitros, Peñarol perdió. Si hubiera sabido que era así, ponía a la reserva”, protestaba Diego Aguirre en una ocasión y, entre la andanada de lloros que le escuchamos a Jorge Fosatti -antes de dejar su cargo responsabilizando a los arbitrajes- escogimos esta “una vez más tuvimos la poca fortuna de tener un arbitraje que, como nos está pasando, el jugador no tiene un parámetro por donde guiarse. Hay mucha dualidad de criterio” (snif, snif, deberíamos agregar).

Por el contrario, Nacional, siguiendo una postura histórica, no lagrimea ni presiona para obtener beneficos. En comunicación con Claudio Puig, éste nos confirmó que “Nacional acepta el árbitro que le designen. Tanto Andrés Cunha como Darío Ubríaco, que son los dos que están en carrera nos merecen la mayor confianza”. Puig insistió en que desde el club se reconoce que cualquiera de los dos colegiados “ofrecen garantías” y que “no hay preferencia por ninguno. Tampoco nos hubiéramos opuesto si la responsabilidad hubiera recaído en Christian Ferreyra” aclaró el Secretario General y sentenció “el andar quejándose y protestando no encaja dentro de la política de un club de la grandeza moral y deportiva de Nacional”.

Ernesto Flores

decano.com







SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta