Por decano.com
10 Oct 2015
Porras

Gonzalo Porras llegó a Nacional hace poco más de un año. Rápidamente se afianzó en el equipo y se transformó en uno de los jugadores más queridos por la hinchada.

Gonzalo Porras llegó a Nacional hace poco más de un año. Rápidamente se afianzó en el equipo y se transformó en uno de los jugadores más queridos por la hinchada. Se consagró campeón uruguayo 2014-2015 y fue destacado como el mejor jugador del campeonato. Hoy manifiesta estar muy cómodo en Nacional, y en el futuro le gustaría ser entrenador. ¿La selección? Una cuenta pendiente.

 Gonzalo Fabián Porras Burghi nació el 31 de enero de 1984 en el barrio Nuevo París. Desde los 3 años ya corría atrás de una pelota cuando se juntaba con amigos. Cuando tuvo edad, comenzó a jugar al baby fútbol en el equipo Lanza México 68. El único hijo varón de la familia hizo los primeros años de inferiores en Wanderers y, luego, jugó en Sexta y Séptima División para Bella Vista. Hasta que llegó al Alianza, donde debutó en Primera División.

"Jugué dos años en la Quinta de Villa Teresa y cuando estaba por pasar a jugar en Cuarta, se fusionaron tres equipos: Villa Teresa, Salus y Huracán de Paso de la Arena, y formaron el Alianza Fútbol Club. Ahí jugué en Cuarta División y ascendí a Primera gracias a Fernando Balda. Con 18 años debuté en Primera División".

Después de dos años de jugar en Alianza pasás a Liverpool.

Sí. Cuando lo desafiliaron a Alianza por no poder pagar, me fui a la Tercera de Liverpool donde me dirigió Juan Verzeri y salimos campeones uruguayos. Estuve seis meses en Primera y después volví a Tercera. Como no tenía minutos me fui a Juventud de Las Piedras a préstamos. Estuve tres años ahí y en el último año logramos el ascenso a Primera A. Jugué unos meses más en la A dirigido por Raúl Möller. Después de eso me compra River, donde jugué dos años y medio,  posteriormente pasé a Danubio a préstamo por un año. Vuelvo a River, y a los seis meses me sale el pase a México.

¿Cómo fue esa experiencia en el Toluca? 

 Realmente muy linda. Se me generaban muchas expectativas. Cuando llegué era todo nuevo para mí porque fueron muy grandes los cambios al pasar de River Plate a un equipo grande de México. Yo fui a préstamo con opción de compra, pero como no jugué mucho el club decidió no hacer uso de la opción. Lo que me dejó de bueno fue que pude compartir plantel por seis meses con Iván Alonso.

 ¿Te desilusionó no poder rendir en México?

 No, desilusión no, porque me volví convencido de que había dejado todo, pero las cosas no se dieron. Sí me quedaron ganas de poder mostrar un poco más qué clase de jugar soy y que me dieran la chance de quedarme más tiempo.

Ahí volvés a River. ¿Cómo fue el regreso luego de haber tenido una experiencia en el exterior?

Llegué un poco más maduro. Tuve que hacerme fuerte en lo psicológico porque no es fácil bajar tantos escalones de golpe. Porque, si bien a River no le falta nada, porque es una institución que se maneja muy bien, el Toluca es un equipo inmenso de América. Pero, a su vez, vine con muchísimas ganas de demostrar qué jugador soy y de tener la posibilidad de jugar de nuevo en el exterior o de que me salieran mejor las cosas. Por suerte me salieron mejor y fui ascendiendo en mi carrera. Jugué en River por un año y se me venció el contrato. Ahí llegué a Danubio, equipo con el cual logré mi primer Campeonato Uruguayo. Luego surgió el interés de Nacional y tomé la decisión de venir.

¿Qué significa jugar en Nacional?

 Para mí, es algo muy importante. Es un equipo grande, un club con mucha historia que ha logrado muchos títulos internacionales.  Además, he vivido cosas muy lindas acá. En el primer año logré el Campeonato Uruguayo. Además es reconfortante salir a la calle y sentir el cariño de la gente.

¿Te esperabas ser proclamado como el mejor jugador del campeonato?

Sinceramente no. Eran muchas cosas las que estaba viviendo como para ponerme a pensar en ganar ese premio. Además de la sorpresa, me generó mucha alegría y me da fuerzas para seguir adelante.

No tuviste una buena experiencia en el exterior, ¿tenés ganas de tener otra oportunidad?

Me gustaría si lo que me proponen es mejor que Nacional. La verdad que estoy muy contento en este club, tengo todo. Desde los dirigentes hasta los hinchas me hacen sentir muy cómodo. Tendría que ser algo muchísimo mejor que Nacional para que quiera irme.

¿Has tenido ofertas concretas?

Antes del inicio del campeonato tuve la oportunidad de irme con Álvaro Gutiérrez a Arabia Saudita, pero hubo un esfuerzo muy grande de Nacional y de mi representante para que pudiera quedarme acá, porque sinceramente no tenía ganas de irme.

El hincha te pide para la selección uruguaya, ¿cómo recibís eso?

Me pone muy contento. No es fácil llegar a un equipo tan grande como Nacional que te genera tantas responsabilidades y mucha presión. Que la gente te tenga cariño y aprecio es muy reconfortante para el jugador. El tema de la selección no es algo que me incomode. Yo no entro a la cancha cada fin de semana pensando en jugar para que me citen a la selección, lo hago para darle lo mejor a Nacional.

Hace unos meses declaraste que te ilusionaba llegar a la selección, ¿sentís que ya pasó ese momento o mantenés la ilusión?

La mantengo. Como jugador de fútbol, siempre que esté en competencia voy a tener la ilusión de que me llamen para jugar en la selección. Es un sueño poder jugar en la selección uruguaya. Pero no llegó la convocatoria en el momento que yo pensaba que podía llegar.

¿En qué etapa de tu carrera estás?

Creo que estoy en una linda etapa. Tengo una edad que me permite estar más maduro. He recorrido varias cosas. Estoy en un momento muy lindo y disfrutando de él.

¿Cómo fue pasar de tener a Gustavo Munúa de compañero a tenerlo de director técnico?

Al principio nos sorprendió a todos. No nos lo esperábamos. Fijate que 20 días antes que lo nombraran técnico habíamos levantado la copa juntos y de golpe pasó a ser nuestro entrenador. Además, él nunca nos manifestó la idea de dejar el arco y pasar a dirigir. Igualmente, todos pudimos cambiar rpidamente el chip y respetarlo como técnico, a pesar que pocos días antes era nuestro compañero. Él impuso respeto. Lo respetamos como entrenador y él hace lo mismo con nosotros como jugadores.

¿Cuánto pesó en el plantel la despedida de Álvaro Recoba?

Al Chino se lo extraña mucho. Se lo extraña porque era una persona muy querida dentro del grupo, se llevaba bien con todos los compañeros. En mi caso, tengo una amistad con él. Siempre le voy a estar agradecido porque llegué a Nacional gracias a que él pidió que yo jugara en este club. Es responsable en un 95 % de que yo sea jugador de Nacional.

Hay muchos referentes en el plantel, pero también hay jóvenes. ¿Cómo es el grupo?

Es un plantel mixto. Hay jugadores muy experimentados y hay jugadores muy jóvenes. Por suerte todos se llevan bien. Los experientes siempre les hablan y les dan consejos a los jóvenes, y los jóvenes escuchan.

¿Te generó presión la llegada de Eguren?

Pesión no. Él es un muy buen jugador y nosotros sabemos que el fútbol es competencia, también entre los compañeros para ocupar un lugar en el equipo. Desde que llegó, Sebastián ha sumado mucho al equipo, ha volcado su experiencia tanto en el exterior como en la selección.

¿Quién es tu ídolo?

Quizás suene feo, pero mi ídolo es Recoba. Desde chico lo seguía, por todo lo que ha logrado en su carrera. Ahora, uno de los referentes que tengo es Egidio Arévalo Ríos porque es el jugador que juega en mi mismo puesto en la selección uruguaya.

¿Qué hacés en tus tiempos libres?

En mi tiempo libre trato de descansar y disfrutarlo con mi familia. Martes y jueves estoy haciendo el curso de entrenador en la ACJ.

¿Cómo te ves en el futuro?

Espero seguir jugando al fútbol por varios años más. Pero las proyecciones que tengo para el futuro son poder ser entrenador.

            Gonzalo tiene cinco hijos: Nahuel, que tiene 17 años, los gemelos Alejo y Valentín de 15, Celeste de 13 años y Rocío de 7.

¿Alguno de ellos juega al fútbol?

 No. llegaron a hacer inferiores en Cerro, pero no daba el tiempo para estudiar y entrenar, y priorizamos el estudio.

Mateo Romano
decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta