Por decano.com
9 Oct 2014
Guti

El pasado martes, en El Mesón de 18 y Ejido, compartimos una entrevista con el técnico de Nacional, Álvaro Gutiérrez.

Álvaro Gutiérrez es un tipo fácil de tratar. Sencillo, educado e inteligente, a uno le deja la impresión de estar hablando con el padre de familia orgulloso de sus hijos que trabaja de entrenador de fútbol y lo disfruta. Contesta con la misma soltura así se le pregunte acerca de fútbol, sus preferencias personales o sobre la vida misma.

La familia

- Tengo tres hijos, Federico de dieciséis - que está en la sub 16 del club- , Santiago de 12 -que juega en el baby fútbol y de tanto en tanto va a la captación de Nacional- y Guadalupe de tres.

¿Hablás con el técnico?

- (Se ríe) No, la verdad no me preocupa porque este año por ejemplo, prácticamente ni jugó. A mí lo que me interesa es que él esté contento y que demuestre interés y le ponga ganas. Después el tiempo dirá si podrá o no ser jugador de fútbol. Mientras él la pase bien y esté alejado de los problemas que son fáciles de encontrar en la calle...- 

¿Los dos van a la cancha?

-  Sí. Federico ha sido varias veces alcanza pelotas y ahora Santiago me está pidiendo para serlo.

 De infancia y adolescencia

 La primera vez que fui a la cancha fue con el vecino de al lado de casa. Yo tenía nueve y me dijo "voy a ir a ver fútbol, ¿querés venir?" Y ahí marché, vimos Wanderers-Liverpool en la cancha de Liverpool. Ganó el bohemio 3 a 0, ¡jugaba Raúl Esnal así que mirá si hará tiempo!.

¿En el liceo y en los campamentos eras el que ligaba siempre con las chiquilinas a través de la guitarra?

- Sabés que no. Iba al Maturana, colegio de varones, así que no andaba con la guitarra como arma de conquista.

¿En las concentraciones te usaban de "aquí está su disco"?

- Tampoco. A mí me gusta el rock, por lo que en las concentraciones no tenía mucho éxito. La llevaba pero tocaba para mí, tranquilo nomás.

Libros, “fierros” y música

 - No me gustan los libros largos, prefiero los cuentos cortos. Mi autor favorito es Edgar Allan Poe, tengo toda su colección y algunos cuentos de Jorge Luis Borges.

¿Qué manejás?

- Un Honda Accord del 93, nada del otro mundo. Tiene más de veinte años así que ya es un clásico. También tengo una Chevrolet Apache del 56. Hace poco le vendí a Jadson Viera una coupé  Impala del 65.

¿Seguís tocando música?

- Siempre, a veces canto con mi mujer en casa o en alguna reunión con amigos donde salen 6 o 7 temas que ya tenemos recontra sabidos porque los hacemos siempre.

¿Cd o vinilo?

“Cd. Reconozco que el vinilo tiene ese dejo vintage que está buenísimo pero el cd, con un buen equipo, suena impresionante”.

A esta altura ya estábamos listos para comenzar el almuerzo, “Guti” se decidió finalmente por unos zapallitos rellenos, a pesar de que su elección inicial fue matambre a la leche. Antes de “hincar el diente”, deslizamos alguna pregunta sobre fútbol, el momento actual y lo que se viene.

¿Este domingo se quiebra la tabla?

- Si ganamos podemos sacar una buena ventaja para encarar las últimas seis fechas, eso nos dejaría un cierto margen como para poder perder algún punto, pero en realidad perdiendo un partido volvemos a estar segundos, y si perdemos uno más ya nos pasan los que hoy están atrás. Cinco puntos se descuentan con un empate y una derrota o con tres empates.

Es muy apresurado decir que si ganamos se quiebra la tabla ya que todavía nos quedan por jugar partidos muy difíciles.

Ganando este partido, ¿igual seguís pensando fecha a fecha o ya empezás a soñar un poquito más lejos?

- Fecha a fecha, tratar de ganar estos tres puntos y los siguientes y luego, tal vez, viendo cómo llegamos al clásico, se podría manejar algún tipo de estrategia. Lo que sí creo es que vamos a estar peleando el campeonato hasta el final.

Manejás todos los partidos según el rival y los jugadores que tenés, pero ¿no te adelantás en alguna ocasión?, por ejemplo ¿no tenés ya el clásico en mente?

- No, todavía no -y más teniendo en cuenta lo que nos ha venido pasando, que debimos cambiar a dos y hasta tres jugadores por fecha- porque va a quedar un poco sujeto a las posiciones en la tabla con las que lleguemos cada uno. Uno puede pensar cómo lo encararía si fuera la próxima fecha porque más o menos tenés una composición de lugar mucho más certera, pero realmente no sabemos cómo vamos a llegar, tanto en lo que refiere a puntaje como a lesionados. Por ahora en lo que estamos pensando es en Racing que es el que en este momento nos puede sacar la punta.

Pero sí sabés cómo juega Peñarol.

- Sí, sabemos cómo juega así como sabemos que los clásicos son partidos totalmente diferentes

¿Todos los partidos son diferentes para vos?

Sí. Hay algunas cosas que no cambian nunca, por ejemplo la manera de encararlos, que debe ser con solidaridad, actitud, responsabilidad  y orden táctico. La variante viene después con la estrategia; por dónde vamos a esperar al rival, de qué lado debemos jugar, si es necesario girar la pelota de manera rápida o buscar pelotazos a los costados. Eso es lo que analizamos en la semana y luego, con cuatro o cinco aditamentos -tampoco es cuestión de llenarle mucho la cabeza a los jugadores- transmitirles qué es lo que nosotros pensamos y nos gustaría que hicieran. A veces sale y otras veces no.

¿Pesa el que sea Nacional, o un equipo dirigido por Álvaro Gutiérrez debe salir a ganar siempre?

Evidentemente que pesa. Es necesario fijarse objetivos acorde a la historia del club. En Nacional no tenés muchas chances, siempre hay que salir a ser campeón. Lo que puede suceder alguna vez es que si venís de una racha de dos o tres campeonatos obtenidos, la estrategia del club puede ser la de tratar, en el campeonato siguiente, de fomentar más jugadores jóvenes para así valorizarlos, asumiendo el riesgo de que se pueda perder un título. En nuestro caso, cuando asumimos éramos conscientes de que había pocos fondos y la idea era bajar el presupuesto, la edad promedio del plantel, y salir campeón.

Tremendo desafío. La prioridad de salir campeón y encima darle participación a juveniles que de pronto no pensabas incluir.

- Sobre el tema juveniles, nosotros sabemos que hay buen material. Estamos muy confiados de que dentro de algunos meses, incluso van a comenzar a aparecer más jugadores de las formativas. Entendemos que hay algunas posiciones que son más difíciles de cubrir con juveniles, por ejemplo a un arquero o un zaguero de las formativas se les hace más cuesta arriba el llegar debido a que son puestos muy ingratos, en los que si te equivocás una vez quedás marcado porque seguramente termine en gol. Soy de la idea de que tienen que ingresar en el momento justo, cuando ya cuenten con un proceso previo -como lo está haciendo ahora José Aja- que cuando le tocó actuar lo hizo muy bien y en el día a día se le nota que está más aplomado.

¿Te relacionás igual con todos los jugadores?

- Es evidente que con alguno se puede tener mayor feeling que con otros, pero intento estar expectante de cada uno, de sus necesidades personales. Hay jugadores a los que ya conozco de antes, tal es el caso de Gastón Pereiro que lo tuve a los 14, a los 15, y el año pasado en Tercera, ya hace cuatro años que estoy con él. El "Chino" Recoba se va a enojar, pero lo tuve de compañero (risas). Con Iván Alonso hemos llegado a jugar, si bien no juntos, en el mismo período de tiempo en el fútbol español. Mientras Alonso lo hacía en el Alavés yo jugaba en el Valladolid.

Antes de venir estaba leyendo unas declaraciones de Zlatan Ibrahimovich donde decía que José Mourinho es el entrenador más inteligente que conoció ya que " no trata a todo el mundo por igual. Sabe cómo tratar de manera individual para sacar el cien por cien de cada uno".

- Yo trato, a partir del conocimiento que he adquirido con el tiempo sobre cada uno, de encontrar lo que puede motivarlos para sacar lo mejor de ellos. La motivación de Recoba no es la misma que la de Pereiro, así como la de Iván no es la misma que la de Aja. Los objetivos que tienen trazados cada uno son diferentes, pero todos tienen que -en un punto- pasar por el mismo lugar, y el trecho de camino que nos toca recorrer juntos debe ser con todos tirando en la misma dirección.

¿Cómo reaccionó el grupo ante la noticia del fallecimiento de la señora de Guillermo De Los Santos?

- Primero nos invadió a todos un enorme sentimiento de tristeza, Guillermo es un compañero muy querido dentro del grupo y un profesional que nunca faltó al entrenamiento.

Inmediatamente de tomar conocimiento de la noticia todos, absolutamente todos lo rodeamos y nos pusimos a su disposición para lo que necesitara.

Eso volvió a demostrar que el grupo está unido y está bien, que existe una competencia sana y que cuando hay que reír nos reímos y cuando es preciso abrazarnos y llorar, eso es lo que hacemos.

 Este Nacional recuperó un recurso poco explotado, el tiro de afuera del área ¿es una insistencia tuya o se da porque tenés los jugares indicados para eso?

 - Uno siempre insiste en que prueben diferentes maneras de llegar al arco rival. Si el puntero derecho siempre encara por la derecha y nunca engancha hacia el medio, es previsible. Lo mismo si un volante toma la pelota al borde del área e invariablemente intenta colocar un pase corto en profundidad. Cuando buscás alternativas, como puede ser enganchar una vez hacia la derecha y la siguiente a la izquierda, o en lugar de levantar el centro llegando al fondo lo hacés antes de entrar al área, estás introduciendo el factor sorpresa.

En lo que tiene que ver con los disparos de afuera del área, que no vinieron de jugadas preparadas, lo que sucedió es que se tuvieron fe.

Así han convertido el "Mama" Arismendi e Iván Alonso. Gastón Pereiro y Santiago Romero también prueban, cuando hay espacio ellos ensayan el tiro al arco y está bien.

Pero vos les diste esa confianza, antes el único que le pegaba de afuera era Recoba.

 - Bueno, el "Chino" patea igual de espaldas y esposado y siempre con noción. Creo que se ha dado por la manera en que se han dado ciertos partidos, en los que encontramos los espacios. A veces la idea de la jugada es seguir más hasta el fondo pero los jugadores resuelven otra cosa, se pueden encontrar sin opción de pase y considerar que lo mejor es patear al arco y eso hacen. En definitiva, son otra herramienta que tratamos de utilizar para no caer en el automatismo.

 ¿Te preocupa el tema lesiones? Más allá del no poder contar con determinado jugador ¿nunca te cuestionaste si no estarían haciendo algo mal?

 - No. Sinceramente nunca me planteé eso. Estoy convencido de que  volveríamos a hacer la misma pre temporada -que sin duda fue muy fuerte-, ya que, como le dijimos al grupo "si nosotros queremos jugar a tope, tenemos que entrenar a tope". Incluso hicimos un aparte con el "Chino" y le dijimos "si estás para treinta minutos, será eso. Si todos los que van a jugar noventa pican seis veces y vos tenés que picar dos, arriba, pero que sean piques no a media velocidad". Así encaramos la pre temporada y realmente no tenemos quejas, al revés, agradecimiento por el compromiso que tuvieron los muchachos que, aun haciendo triple horario y largas caminatas nunca hubo caras largas. Somos conscientes de que las lesiones pueden ocurrir, lamentablemente hubo algunas roturas. Jorge Fucile -que no hizo la pre temporada con nosotros- se lesionó al segundo partido, incluso en el primero ya empezó a sentir molestias, después la lumbalgia de Juan Manuel Díaz, el esguince de De Pena, la tendinitis de Prieto y ahora los tres desgarros que sí son problemas musculares. De los tres, uno -Sebastián Fernández- tampoco estuvo con nosotros en la pre temporada.

En resumen, no estoy preocupado, tenemos plena confianza en el Prof. Marcelo Giarrusso y en la sanidad y estoy convencido de que hicimos las cosas como debíamos hacerlas.

¿Habías trabajado anteriormente con Giarrusso?

 - Él fue "profe" mío. En realidad no era el preparador físico, era el entrenador de arqueros de la selección que dirigía Ildo Maneiro. Después nos cruzamos algunas veces en España mientras fue el preparador físico del Racing de Santander. Cuando yo era técnico de Atenas de San Carlos y él estaba vacacionando en el este del país, nos dio varias veces una mano y nos prestó material incluso. Cuando arreglamos con Nacional nos acordamos de él ya que, una de las cosas que quería el club era un preparador físico con experiencia y creo que están muy contentos con su desempeño.

Hasta aquí llegamos. Ya no quedaba tiempo para el café, pero seguramente no faltará ocasión de volver a preguntarle a Álvaro Gutiérrez sobre fútbol, sus preferencias y la vida. Esperemos que sea muy pronto, festejando su primer título como entrenador de primera división con la tricolor en el pecho.

Ernesto Flores
decano.com








SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta