Por decano.com
29 Set 2014
Schupp

La actualidad y la proyección de las divisiones formativas es un tema que interesa y preocupa al hincha tricolor.

El Dr. Marcelo Schupp es el presidente de la Comisión Coordinadora de Divisiones Formativas, con él sostuvimos una charla en su estudio el pasado miércoles 24 de setiembre, que transcribimos a continuación.

 

Poco después de la llegada de Alejandro Lembo para ocupar el cargo de gerente deportivo se inició una reestructura en formativas ¿Eso se debe interpretar como que las mismas estaban funcionando mal, que era necesario un cambio?

La llegada de un nuevo gerente deportivo necesariamente va a generar movimientos. La intensidad de los mismos va a depender del gusto, del análisis y la idea de quien ocupe el cargo. En este caso se dio un lapso de unos seis meses tras la asunción, en los que el nuevo gerente se formó una composición de lugar más cercana y profunda a la que ya había tenido acerca de lo que era la estructura anterior, de la cual él no había formado parte.

¿Se desarmó lo que había y se formó una nueva estructura? ¿Quedó algo en pie?

Yo te diría que la estructura en sí es la misma. Un gerente deportivo, un coordinador deportivo, otro coordinador –por debajo del deportivo- que atiende específicamente la parte física. Todas funciones que ya existían, lo que sí cambió, evidentemente, fueron los nombres.

¿No cambió también la cabeza? ¿La intención?

Yo no lo veo desde ese punto de vista. Lo que hubo fue una búsqueda por parte de Lembo de gente de su confianza,  algo perfectamente entendible. Más allá de la idoneidad para el cargo está –como sucede en la política y no nos escandalizamos tanto- la confianza depositada en tus subalternos. El cambio más ostensible fue el de Roberto Roo. En este caso Alejandro Lembo entendió que había motivos suficientes para encarar la dirección por otro lado, y es ahí que se produce la salida de Roberto y la llegada de Sebastián Taramasco.

La inclusión de Pierre Sarratia es toda una novedad ¿A qué se apunta con esta incorporación?

A tener una visión diferente, la de una persona con una vasta experiencia –más de veinte años- como scouter en la Federación Francesa de Fútbol. Coincidamos en que si hay algo que los franceses han hecho, y muy bien, es el reclutamiento. Creo que nos puede aportar muchísimo en ese sentido, además de darnos una visión menos desapasionada de la que tenemos nosotros. Hemos estado reunidos en varias ocasiones y te puedo asegurar de que está muy contento de estar en Nacional. A su vez nosotros estamos muy ansiosos a la espera de lo que va a ser el informe que va a presentar para ver cuál es el rumbo que le podremos dar a las divisiones juveniles, que insisto, no será un “nuevo rumbo”, no hay tal cosa. Lo que se busca es determinar aspectos que sean corregibles.

En síntesis, hará una evaluación de la situación interna actual y una proyección de -a su juicio - hacia dónde hay que apuntar, y luego habrá que esperar ¿no?

Correcto. Será un trabajo que hará en conjunto con Taramasco y bajo la dirección general de Alejandro Lembo, con el aporte de cada uno de los cuerpos técnicos, con los cuales ya se han hecho jornadas de intercambio, apuntando a la búsqueda de nuevas posibilidades de acceso a un crecimiento sostenido, no solo del punto de vista deportivo sino en lo que tiene que ver con la infraestructura y –por sobre todas las cosas- en la formación del carácter del jugador.

¿Taramasco y Sarratia han descubierto algunas necesidades que no estén bien cubiertas?

En principio no han manifestado preocupaciones profundas. Es obvio que siempre te van a faltar cosas y todo es mejorable. En líneas generales, y esto es algo que te lo dice cualquiera que esté vinculado a las divisiones formativas en el país, el gran debe está en la infraestructura, allí hay serias carencias, fundamentalmente la ausencia de canchas de buen nivel, porque no alcanza con tener un terreno de juego, sino que debés contar con un campo acorde a lo que exige el fútbol moderno. Lamentablemente acá a veces entendemos que algo es una cancha porque tiene dos arcos a los costados. Nacional está trabajando en esto pero aún no es suficiente.

Las formativas requieren de un grado de inversión importante y hacerlo es una medida inteligente. ¿En eso estamos?

En Nacional siempre fueron importantes las divisiones menores, ha existido una preocupación por los jugadores surgidos en el club. Hay una historia detrás de esto que desafortunadamente no ha tenido una continuidad, por la necesidad de priorizar la primera división. Esto ha hecho que la inversión en formativas se viera relegada. En este momento existe una erogación significativa, pero al estar tan rezagados nos está costando ponernos a la altura de las circunstancias.

¿Existe inquietud sobre este tema por parte de la Directiva?

No me cabe la menor duda de que sí. Para muestra basta un botón; el destino que se le dio a la primera captación de fondos para el Plan Maestro de Los Céspedes fue la adquisición de una cancha de césped sintético. Es cierto que a nivel mundial esto no se puede ver como algo revolucionario –hoy a ningún club se le ocurre no contar con un campo de estas características- pero en Uruguay ciertamente es una novedad, y es algo que está llevando adelante Nacional, porque tomó conciencia de la imperiosa necesidad que teníamos de contar con una superficie de esas características. Sin ir más lejos, te da la posibilidad de recuperar no menos de un veinte por ciento de jornadas de entrenamiento que se pierden por cuestiones climáticas.

Se han puesto a la venta unos bonos para colaborar con las divisiones formativas. ¿Cuál será el destino de lo recaudado?

La Comisión de Formativas no cuenta con una caja propia –por decirlo de alguna manera fácil de comprender- de la que podamos disponer en la medida de nuestras necesidades. Como sabemos perfectamente de la adhesión del hincha y el socio de Nacional, y su gran interés de apoyar cada vez que es requerido, hicimos un llamado a colaborar con un sector que sabemos que genera empatía en el grueso de la hinchada. Hay un montón de necesidades cotidianas, arreglos en la Residencia “Eugenio Galvalisi”, y en Los Céspedes mismo, refacciones que en algunos casos se pueden afrontar y en otros se nos hace cuesta arriba. Son todas reparaciones que van dirigidas al mejoramiento de las condiciones de confort de nuestros chicos.

¿Hay un límite de participaciones no? ¿Habían planteado una cifra de 500 bonos?

No hemos puesto ningún techo, estamos a la espera de los resultados.

¿Tenés información del nivel de respuesta que ha tenido?

Nada oficial aún, pero dentro de mi círculo personal ha habido una gran aceptación. No tengo dudas de que habrá una muy buena respuesta, este tipo de iniciativas siempre ha contado con la participación de la gente. El hincha de Nacional se siente partícipe del club y apoya en todo momento ante las diferentes convocatorias, ahí tenemos el ejemplo del Gran Parque Central, un estadio que se sigue edificando con el aporte exclusivo de sus socios.

Este sistema de colaboración ha generado algunos reclamos por parte de la gente que está fuera de Montevideo, dado que se le complica muchas veces el traslado hasta la sede, única manera propuesta para formar parte del padrinazgo de las divisiones formativas. En un mundo en el que todo se soluciona con un click, ¿no se plantearon otra solución más inclusiva?

A partir de lunes 22 quedó habilitada la cuenta 42357 de Redpagos, para que todos aquellos que deseen aportar, ya sea desde el exterior, interior o mismo dentro de Montevideo puedan hacerlo. La gente del exterior también podrá hacerlo poniéndose en contacto con su filial.

Un tema vinculado a los chicos de formativas que genera preocupación es el referido a los contratistas y representantes. ¿Se está intentando aconsejar o acompañar a los jugadores en sus decisiones?

Este es un tema complejo que a mí particularmente me preocupa mucho. Lo peor que puede pasar es que los chicos –o los padres mejor dicho- actúen por desinformación, desconocimiento, temor o lo que fuere. Lo más importante en este caso es que el club brinde la más completa información acerca de cómo funciona este fenómeno desde el punto de vista jurídico y también comercial, en el entendido de que en Nacional no se necesita padrino alguno para poder jugar al fútbol. Esto es algo que hemos recalcado hasta el hartazgo, ya que uno de los planteos que surgen frecuentemente es la aparente necesidad de dar con algún representante para poder obtener una participación dentro del plantel, eso en Nacional no se da. Salvado este tema, lo que puede ocurrir es que debido a alguna necesidad familiar, los padres logren un acuerdo con una persona que se va a encargar de la representación de su hijo. En este caso, el de un acuerdo privado entre dos personas, nosotros no podemos hacer prácticamente nada, excepto brindar información y advertirles de que no hay ninguna necesidad por parte del club de que eso acontezca.

¿En qué quedó aquella idea o propuesta de crear un equipo para que actúe en la Segunda División?

Particularmente, entiendo que no contamos con la cantidad de jugadores que requiere un emprendimiento de ese tipo, amén de que chocás con un tema presupuestal.

¿Cuántos jugadores hay a préstamo en este momento?

A lo que voy es que no tenemos la cantidad necesaria para la conformación de una estructura que no sea la misma que ya tenemos ahora. Lo que estamos prestando es un pequeño excedente –que igual es importante, a mi modo de ver no podemos tener tantos futbolistas a préstamo-, pero de todas maneras, yo me inclinaría por el diseño de una política deportiva que apunte a un compromiso de que dentro del plantel de primera división exista  una cantidad de cupos que van a ser utilizados por parte de jugadores de formativas, sin descartar el hecho de que eventualmente podremos incorporar alguno llegado de afuera.

Ese planteo formó parte de la propuesta de los dos candidatos que se presentaron en la última elección

Sí, pero después tenés que pelear con la realidad. Si te encontrás con contratos –que tal vez estaban bien pensados en su momento- de dos, tres años, de jugadores que no son tuyos, es claro que van a generar un tapón a tus futbolistas. Es un tema que habrá que re pensar. Al fútbol le cabe perfectamente el ejemplo de la manta corta, y en este escenario se da claramente, nosotros estamos topeados en la cantidad de contratos que podemos hacer. Otra arista de este asunto es que tenés que contar con un muy buen ojo para hacer convenios con futbolistas de quince, dieciséis o diecisiete años, con el agravante de las limitantes presupuestales que tenemos. Es algo que debemos ir re diseñando, pero lamentablemente no podemos parar el club y arrancar de nuevo, lo tendremos que ir haciendo de a poco y a medida que se presenten las posibilidades.

Marcelo Schupp es un hombre que siente y acompaña al Decano en cualquier actividad, finalizada la entrevista continuamos conversando sobre fútbol y Nacional durante un largo rato, hasta que se hizo la hora de partir hacia la cancha de Larre Borges, donde Nacional habría de intentar nuevamente –esta vez sin éxito- el ansiado retorno a la Liga. 

Ernesto Flores

decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta