Por decano.com
9 Ene 2015
recuerdo

El último día del 2014 nos dejó de forma física Washington "Cuerito" Rodríguez, destacado boxeador, medallista olímpico, hincha y deportista de Nacional. Compartimos una nota escrita hace algún tiempo

La hazaña inigualada de un “Angel” tricolor

El 18 de Setiembre de 1917, Angel Daniel Rodríguez obtenía para nuestro país el primer título Sudamericano de Boxeo, venciendo por abandono al moreno William Daly al promediar el tercer asalto.

El combate tuvo lugar en Santiago de Chile y el popular “Angelito” tiró ocho veces a su adversario en los menos de tres rounds que duró la contienda.

Era nuestro compatriota un excelente púgil que desarrolló una exitosa carrera, poseedor de un físico ágil y un estilo elegante que le hizo ganar adeptos en nuestra afición.

En esa época, el “arte de la defensa” había tomado un gran auge en nuestro medio y en Chile. Hacia allí orientó sus pasos Angelito, que también había sido tentado para combatir en Estados Unidos.

En ese entonces, la figura de Daly aparecía como imbatible. El moreno, fornido y con una musculatura excepcional, había puesto fuera de combate en el decimosexto asalto al chileno Morales, fallecido pocos días después a consecuencia de la pelea.

El crédito uruguayo, mirado hasta con cierta conmiseración por la crítica, debió rendir algunos “exámenes” previos: sus rivales trasandinos Fuensalida, Pablo Fuentes y Adolfo Podestá, cayeron sucesivamente por fuera de combate.

Reproducimos textualmente la versión de un crítico de la época :

“ Daba pena ver a Angelito frente al soberbio William. Este era alto, musculoso, de mirada seria y agresiva. Angelito mas bajo, de linda estampa atlética, pero frente al panameño, parecía debilucho. Sonó el primer gong y el moreno lanzó todas sus baterías sobre el uruguayo, pero éste, elegante, supo evitar sus arremetidas con desplazamientos felices, a la vez que con su izquierda recta, tocaba el rostro de Daly, quien enfurecido, llegó a atacar con mas ímpetu, y hasta a ubicar su poderosa derecha en el mentón de Rodríguez. Palidecimos ante ese golpe. Yo cerré los ojos, para no apreciar la incidencia, pero al abrirlos, pude sentir la satisfacción de apreciar con que calidad el rioplatense seguía batallando.

Vino el segundo asalto. Continuábamos con igual impresión. Pero entonces la inteligencia del uruguayo entró a tallar. Su izquierda era formidable y su derecha salió certera y oportuna al promediar la vuelta. Trastabilló Daly y poco después otra derecha y aquel formidable atleta de ébano cayó cuan largo era sobre la lona.  No podíamos dar crédito a lo que veíamos. Lo cierto es que ganó Angelito y fue Campeón Sudamericano.”

Regresado el mismo a nuestra tierra, fue recibido en triunfo por la afición y llegó a ser considerado uno de los mejores del mundo en su peso.

Podemos agregar que  la lectura de la prensa de la época nos muestra la tremenda popularidad del púgil que fue “tapa” a toda página de una entonces novel revista “Mundo Uruguayo” que  comenzó a publicarse en 1919. Amigo de Carlos Gardel, supo derrotar con facilidad a un bisoño Luis Angel Firpo, que luego haría una campaña descollante en Estados Unidos, combatiendo en el peso pesado y protagonizando aquella histórica pelea con Dempsey

La cercanía de los deportistas exitosos con la afición era común , y nuestro ídolo no escapó a esa identificación con el sentimiento popular. Cobró fama por entonces la presencia en un frigorífico del Cerro, de un capataz inglés de tremenda contextura física que imponía sus condiciones a los trabajadores o de lo contrario les ofrecía “piñas”, habiendo golpeado a varios con sus pesadas manos.

Vestido de obrero, Angelito se puso en la fila como uno mas y cuando llegó la “oferta” del inglés, le respondió que efectivamente quería “piñas”. Luego de dormir por largo rato, el representante de la rubia Albion jamás volvió a proponer semejante cosa a trabajador alguno. Cosas de un Montevideo que ya fue..... pero además, Angel Daniel Rodríguez era un caracterizado socio y fanático de Nacional, teniendo un sector para entrenar en la propia sede del club. Este hecho fue refrendado por Don Osvaldo Repetto Scarone, sobrino de Héctor y Carlos,  que cuando lo entrevistamos en 2001, recordó con humor las consecuencias que a veces generaban las sesiones del astro en el negocio ubicado debajo de la sede de 18 y Río Negro. (La sombrerería Villizio, que veía caer las muestras cuando Angelito sacudía la bolsa.)

Acompaña la presente una fotografía publicada en una revista partidaria de Febrero/Marzo de 1919, dedicada por el campeón al recordado dirigente Rodolfo Bermúdez.

Allí se exalta en una nota de dos páginas la victoria obtenida por “ nuestro distinguido consocio” ante “Pepe” Contatore, que parecía no dejar dudas sobre la superioridad de Angelito cuestionada por parte de la afición.

Hablar de este gran campeón no es solo recordar los albores de nuestra historia pugilística, sino recorrer muchos de sus mejores momentos. Luego de debutar en 1912 ante Rojas a quien derrota por K.O. , combate durante quince años totalizando 48 enfrentamientos con 47 victorias y una sola derrota por puntos en 1922 frente a José Hoykin. Cuarenta de sus triunfos fueron por K.O. !!!

En plena década del 50 y en el apogeo de otro grande como Dogomar Martínez, pasados más de treinta años de su retiro, Angel Daniel Rodríguez disputaba palmo a palmo en la consideración de los entendidos, el “título” de “el mas grande” de los púgiles uruguayos de todos los tiempos. Curiosamente, Dogomar ostentaba el cetro que Rodríguez había lucido décadas atrás. El paso de los años ha hecho que casi todos los testigos de aquella época hayan desaparecido, perdiendo fuerza en la memoria colectiva la imagen de los cracks de otrora.

Angelito, cariñosamente apodado “el oso”, fue uno de ellos. Una calle de su querido barrio de la Aguada lleva su nombre.

Tuvo una larga vida (1891-1974), que le permitió ver muchos de los más grandes triunfos de Nacional.

El hecho de referirnos a él, nos ha permitido tratar en DECANO(*) un deporte al cual hemos sido aficionados desde muy pequeños, siguiendo la trayectoria de los grandes del boxeo mundial y siendo testigos de la decadencia de la disciplina en el plano local.

La reciente pérdida de un representante del club como el medallista olímpico “Cuerito” Rodríguez, se suma a la acaecida hace un tiempo con el fallecimiento de Rúben Orrico, que protagonizara un exitoso enfrentamiento “clásico” con Pedro Votta que tuvo en vilo a la afición deportiva de los años sesenta.

Y también hemos recordado a Angelito por las dudas, no sea cosa que mañana aparezca una imagen del mismo evocando  sus hazañas y vestido con otros colores....

Seguro que como al inglés, su corazón tricolor le pediría al atrevido, “piñas”.

Juan José Melos

Foto de portada: ovaciondigital
Foto interior: Archivo Juan José Melos.
(*) Se refiere a la revista partidaria ya desaparecida.


Juan José Melos

El Cr. Juan José Melos es un apasionado de la rica historia de Nacional. Coleccionista de álbumes fotografías y objetos varios vinculados al decano del fútbol uruguayo. Hombre de consulta de la Directiva e integrante de la Comisión de Historia y Estadística. Es columnista de decano.com desde el año 2013.







SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta