Por Diego Ávalo
21 Feb 2021
Clausura2020/21

Volvimos a jugar mal defensivamente y sobre el final se escapó una victoria que habría sido importante para la lucha en ambas tablas.

Por errores del rival. El Bolso dispuso el mismo esquema táctico del partido anterior, con dos volantes centrales, dos carrileros y un enlace suelto por delante. El partido comenzó complicado. Fénix tenía el balón y nos llegaba por ambas bandas. Es un problema enorme que tenemos y no podemos solucionar. Estamos teniendo problemas gigantes por los dos costados. Es que los laterales no están teniendo un buen nivel, además no son ayudados por los carrileros y son superados permanentemente. Tanto Armando Méndez como Agustín Oliveros están subiendo sin ninguna efectividad y vuelven de manera muy lenta. Y eso a los equipos de Carrasco les viene muy bien porque dejan puntas fijos arriba y son lanzados con muchos espacios. A su vez, en el centro de la cancha estamos jugando con dos volantes lo que hacen muy ancho el campo, y agrava el inconveniente de no presionar de manera conjunta. Esta vez tampoco estuvimos finos en ese aspecto. Pese a esto, nos fuimos al descanso ganando por dos tantos contra uno. Y diría que para ello fue fundamental el buen nivel mostrado por Brian Ocampo que tuvo mucha precisión en la pegada. Esto lo llevó a meter muy buenos centros de córners, del cual vino el primer gol, y un remate de afuera del área para el segundo.


Se escapó en el final. En la segunda mitad la cosa parecía mejorar. Nacional tuvo un poco más la pelota y comenzó a hacerla circular de buena manera. Ocampo seguía siendo figura del partido, y parecía que podía venir el gol que diera tranquilidad. Además, el ingreso de Rafa García le dio mayor solidez al equipo en el mediocampo. Pero en una que nos agarraron mal parados y con una pelota larga, nos convirtieron el empate sobre el final. A partir de allí se vinieron los nervios y las imprecisiones para terminar repartiendo un punto para cada equipo.

Seguimos jugando mal. Defensivamente seguimos sufriendo los partidos. No recuperamos la pelota en el centro de la cancha y generalmente lo hacemos cerca del arco nuestro o incluso en la última zona defensiva. Algo no aconsejable porque puede suceder lo que pasó esta noche, un gol con un envío desde 30 metros. Creo que quedó demostrado que el equipo necesita un volante central tapón y dos por los costados para poder intentar formar un bloque más compacto. En ofensiva no estuvo fino Pablo García. Trasladó mucho la pelota y no estuvo preciso en los pases. Sí levantó su nivel Brian Ocampo, sobre todo en la pegada. Tiró todos los centros de excelente manera, un gol de afuera del área y un tiro libre en el travesaño que por centímetros no fue gol. En lo defensivo vi bien a Mathías Laborda y Renzo Orihuela, y muy mal a los dos laterales. Debemos mejorar la marca y la subida por las bandas, si no, vamos a tener problemas todos los partidos. En la parte ofensiva dependemos de una buena noche en lo individual de los delanteros porque juego asociado no tenemos. Ahora habrá una semana entera para trabajar y descansar. Seguimos primeros en la Anual que es la principal tabla en la que hay que enfocarse, y a cuatro puntos en el Clausura teniendo un partido para jugar con el líder. Esperemos levantar el nivel defensivo y ofensivo, de lo contrario seguiremos padeciendo cada encuentro.


¡Arriba Nacional!


Diego Ávalo
 





SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta