Por Alejandro Luzardo
27 Feb 2019
Domínguez
Iván
Alonso

Antes de discutir táctica o estrategia, hay otros asuntos a resolver.

Esta columna de opinión de Alejandro Luzardo sobre la actualidad deportiva fue escrita antes del partido ante Racing, sin embargo ahora tiene más actualidad.

Cuando alguien comienza a trabajar en un lugar nuevo necesita un tiempo de adaptación al ambiente. Esa situación llevará más o menos tiempo dependiendo de la inteligencia del recién arribado y de la inducción a la que sea sometido. Si el nuevo integrante es acompañado en el proceso, si los líderes de la organización hacen bien su trabajo, más rápido podrá desarrollar las aptitudes por las que fue contratado. Eso ocurre en la vida laboral y el fútbol no es una excepción.

Eduardo Domínguez no es un recién llegado al fútbol ni a la dirección técnica. Ha sido jugador y entrenador en una liga muy competitiva como la argentina. Tampoco es el primer DT que llega al fútbol uruguayo desde la vecina orilla. ¡Si hasta Daniel Pasarella dirigió a la selección uruguaya! Lo que debemos tener en cuenta es que, aún desprestigiada hasta por nosotros mismos, la competencia interna tiene particularidades que podrían hacer fracasar al más encumbrado equipo y entrenador.

Para transmitirle las peculiaridades de nuestro fútbol Domínguez debe estar rodeado de quienes conocen el medio y sus particularidades. Particularidades de la competencia, de las canchas, de los árbitros, en definitiva, debe ser ayudado por quienes conocen el hábitat en el que el nuevo profesional debe desarrollar su trabajo.

En lo personal tengo la impresión de que Domínguez está haciendo su inducción en Nacional muy solo, así como se lo ve dirigir en soledad dentro del campo de juego. El DT además ha tenido que lidiar con dificultades que no deben ser solucionadas por él, algo que también ocurrió con Alexander Medina. El episodio del primer clásico del año con las fichas médicas, el mediocampo escogido en aquella oportunidad, las dificultades logísticas en Estados Unidos y la conformación de línea de tres en los dos partidos del Apertura que desnudaron todas las dificultades defensivas del equipo me hacen dudar sobre la situación de Eduardo Domínguez, pero no de su capacidad.

Sea esto cierto o no, lo sea en partes o en su totalidad, es claro que Iván Alonso tiene trabajo a resolver junto a Eduardo Domínguez. Hay tiempo pero no se pueden dar más ventajas.








SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta