Por Diego Ávalo
5 Set 2017
opinión

¿Qué es jugar bien? ¿Qué es jugar lindo?

La discusión es eterna y basta que haya alguna chispa para que se encienda de nuevo el fuego. En este caso la chispa fue el partido de Uruguay ante Argentina y para los hinchas tricolores continuó con el partido ante Plaza Colonia. 

Desde mi punto de vista la mayoría de la gente, incluyendo a connotados periodistas deportivos, confunden jugar bien con jugar lindo, y son dos cosas totalmente diferentes.

Jugar bien es un análisis objetivo que cualquier entendido del fútbol podría hacer. Para saber si un equipo de fútbol jugó bien es necesario conocer de antemano qué fue lo planificado para ese partido y para el campeonato, es decir, la táctica y la estrategia. Allí nos encontramos con dos aspectos fundamentales que cada entrenador maneja. Por un lado su estilo futbolístico, muchas veces conocido, pero hay otro aspecto importantísimo que la mayoría de los que no participamos de los entrenamientos no conocemos, que es la táctica puntual para el partido que se analizará. Si no conocemos estos dos aspectos de la planificación es muy difícil determinar si el equipo jugó bien o lo hizo mal. 

Muchas veces se ven comentarios del tipo: “el lateral derecho jugó mal, porque si bien controló a su atacante de buena manera no pasó al ataque.” ¿Y si fue una orden del técnico el no pasar al ataque para no dejar espacios en su sector? ¿Acaso eso no cambia el análisis del rendimiento del jugador? Este es un ejemplo que podríamos transpolar a un equipo en su totalidad. “El equipo jugó un muy buen partido en defensa pero casi no tuvo jugadas en ataque” se lee muchas veces en las crónicas de los partidos. Esto fue lo que la mayoría dijimos del partido de Uruguay ante Argentina, por ejemplo. Pero por lo expresado por Tabárez -también por algunos futbolistas-, así fue planteado el partido, y por lo tanto desde ese punto de vista el equipo jugó bien porque ejecutó lo que se planificó de muy buena manera ya que Argentina casi no tuvo jugadas claras de gol, y logró su objetivo de conseguir al menos un punto para estar más cerca de clasificar al Mundial que en definitiva es el máximo objetivo. Esto no quiere decir que la táctica para el partido ante Paraguay o siguientes partidos no pueda cambiar. De hecho este mismo técnico en un mismo torneo, ha cambiado. Como ejemplo podemos citar el partido ante Argentina por la Copa América 2011 en la que se defendió con uñas y dientes el empate para luego clasificar por penales, y exactamente una semana después el mismo entrenador y el mismo equipo avasalló a Paraguay en la final presionando a sus defensores en su cancha y convirtiendo tres goles. 

Podríamos analizar también el partido ante Plaza Colonia, y si bien no conocemos en profundidad lo planificado por Martín Lasarte para el encuentro, es fácilmente deducible que no fue lo que los jugadores plasmaron en cancha, y desde este punto de vista Nacional jugó un mal partido ante los colonienses. El enojo y la permanente corrección del DT durante el partido así lo indican, y pese a ello se consiguió el triunfo y los tres puntos. Básicamente por la diferencia de jerarquía individual entre ambos planteles. Está claro que cuando un equipo juega mal, desde el punto de vista objetivo de realizar en cancha lo pensado, es muy difícil conseguir los objetivos para los que se compite, tanto a corto plazo y mucho más a largo. También es cierto que muchas veces estos partidos malos son solo circunstanciales y rápidamente se mejora, por lo cual es muy bueno conseguir los tres puntos a pesar de no haber hecho un buen partido. Acá entra una opinión personal, y es la de no comprender las permanentes críticas a las que está sometido Martín Lasarte por parte del ambiente futbolístico. Martín ha dirigido a Nacional tres campeonatos uruguayos y los ganó a los tres, además de ir primeros en la Tabla Anual en el que está trascurriendo. Además de ser uno de los técnicos con mayor efectividad en puntos conseguido de los últimos tiempos. Más allá de estilos y gustos futbolísticos, desde mi punto de vista es totalmente injusta la crítica. Ningún técnico que no haga jugar bien a su equipo puede ganar tanto. 

El segundo aspecto de si un cuadro juega lindo es totalmente subjetivo, y a mí entender no debe mezclarse nunca con el jugar bien. Cada individuo tiene gustos diferentes y es imposible hacer un análisis de la belleza en el juego, sin ser subjetivos. Todos conocemos alguien a quien le gusta el estilo de juego de Barcelona y otros que no. Lo mismo con equipos ultra defensivos. Este aspecto nada tiene que ver con jugar bien o mal. Todos los estilos futbolísticos han conseguido logros deportivos y sea cual sea la estética del juego se puede jugar bien o mal.

A mí particularmente me gusta el juego del Barcelona que cuando no tiene la pelota presiona con tres, cuatro y hasta cinco futbolistas y recupera el balón rápidamente y generalmente cerca del arco contrario, y a la hora de atacar intenta llegar con pelota dominada y por abajo. Pero entiendo que no todos los futbolistas y equipos pueden realizar ese juego. También entiendo que lo más importante en el juego es ganar y levantar la copa al final del torneo, y como hincha de Nacional es lo que exijo a jugadores y técnicos, jugar bien para salir campeón, más allá de si su estilo futbolístico me gusta o no. 

Diego Ávalo
decano.com







SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta