Por Santiago Magni
31 Ene 2017
Walter
Ferreira

El Campeonato Uruguayo número 114 se llamará "Señor Walter Ferreira".

Vinculado desde 1980 a Nacional y luego con la selección uruguaya, Ferreira era conocido como el “Manosanta”, por su capacidad para recuperar a los futbolistas de las lesiones por lo que muchos jugadores se atendían con él.

El mundo conoció el jueves 19 de junio de 2014 a Walter Ferreira después de que Luis Suárez lo abrazara en el festejo del primer gol frente a Inglaterra durante el Mundial de Brasil. Agradecido, el salteño manifestó que "un 90%" de su reaparición gloriosa en un campo de juego se lo debía al kinesiólogo de la selección. Pocos días antes Suárez había sido operado de meniscos y se dudaba sobre su participación en ese gran encuentro.

Ferreira se crió en el Cerro. En la década de 1970 hizo el curso de quinesiología y empezó a trabajar en Rampla Juniors, hasta que en 1980 su vecino Juan Martín Mujica lo llevó a Nacional. El 23 de marzo de ese año llegó a Los Céspedes por primera vez.

Empezó de abajo. Atendió a futbolistas de cuarta y tercera división, hasta que ascendió a primera. En 1999, cuando asumió como entrenador de la selección nacional el argentino Daniel Alberto Passarella, integró a Ferreira a la sanidad. Desde entonces los jugadores celestes pasaron por sus manos.

Durante su carrera atendió a Diego Maradona y también al ex tenista John McEnroe cuando llegaron a Montevideo. En 2004 Hugo De León lo llevó a México para trabajar en Morelia, y también estuvo en Sevilla junto a Javier Chevantón y en Juventus con Daniel Fonseca.

El sacrificio fue una constante en la vida de este héroe. Hace unos años perdió a un hijo en un accidente de tránsito. Durante el Mundial luchaba contra el cáncer y antes de viajar a Brasil tuvo la última sesión de quimioterapia.

En 1996, durante un partido clásico, fueron expulsados el técnico de Nacional Miguel Puppo y su ayudante Alberto Santelli. ¿Quién quedó al borde de la cancha dirigiendo al equipo? Walter Ferreira.

Era común verlo caminar y trotar junto a los futbolistas en las canchas del Complejo Celeste, en Los Céspedes y también en el

Prado cuando atendía a jugadores que no pertenecían a los tricolores ni a la selección. A veces, a pesar de que no podían pagarle. También fue funcionario del Carrasco Lawn Tenis.

Los futbolistas lo adoraban. Y aquel jueves 19 de junio de 2014, Luis Suárez hizo que todos hablen de él tanto como de sus formidables goles a los ingleses.

Desde la AUF decidieron que el Campeonato Uruguayo lleve su nombre, un pequeño homenaje a un gigante que hizo mucho por Nacional y el fútbol uruguayo.

Santiago Magni







SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta