Por Enzo Correa
11 Ene 2021
Declaraciones
Rochet

Rochet, que no jugará la final, explicó que intenta darles confianza a los juveniles que podrían atajar, probablemente Centurión. Además, refirió a su relación con Mejía.

El arquero del Decano, Sergio Rochet, habló este domingo con el programa Polideportivo sobre varios asuntos.

El Chino comenzó haciendo un balance del año para Nacional, diciendo que “el final fue un poco amargo por cómo se dieron los últimos dos resultados futbolísticos, no era justo terminar el año así”. Aunque reconoció que en lo personal está contento. “Tuve un partido ahí que me hicieron trabajar y por suerte pude responder”.

“La gente me lo hizo saber y me enorgullece”, dijo, sobre el reconocimiento del rendimiento que está teniendo bajo los tres palos del arco del Decano. “Pero sé que tengo que seguir trabajando, yo nunca me conformo, siempre voy con más”, agregó.

Referido a lo grupal, resaltó que Nacional está primero en la Anual, y queda “una final por delante, así que no fue tan malo el año como pareció en los últimos días”.

El golero explicó la jugada del penal: “En el momento en que hago el primer despeje amago a ir al arco, y fue un segundo que me arrepiento. El delantero hizo que le iba a pegar y la tocó por el costado. Yo quise agrandar mi espacio físico y ahí choqué. Era entendible la roja”, expresó.

Además, siendo totalmente autocrítico, como señaló, opinó que esa jugada de expulsión fue la que condicionó el partido que terminó en goleada. “El día después del partido hablé con el cuerpo técnico y los jugadores y pedí disculpas porque realmente se había planteado una cosa y por error mío pagaron caro ellos”, enunció. Detalló que primero habló con Jorge Giordano, y luego con los compañeros por whatsapp.

En pocos días, el jueves, Nacional juega el primer encuentro del año, y es nada menos que una final. La final del Intermedio, sí, pero una final en fin. Rochet no podrá jugar, es de público conocimiento que está sancionado. Además de eso, se fue Luis Mejía, y los suplentes juveniles son Guillermo Centurión e Ignacio Suárez. Según el Chino, estos jóvenes arqueros “están prontos para atajar”, y agregó que “obviamente que debutar en una final tiene un condimento extra, pero realmente están preparados”.

“Desde que llegué trato de darle tranquilidad, en este caso a Centurión, que creo que es el que va atajar. Que demuestre lo que es, y seguramente vamos a tener un resultado positivo”, expresó.

Consultado por cómo fue la vuelta a los entrenamientos luego de cómo se dio el cierre del año, Rochet contestó que el tema del hecho de público conocimiento “se tocó el primer día y se enterró, porque hay una final en pocos días y el arranque del Clausura”.

El jugador informó que “se charló en buenos términos, no hay nada que reprocharle a nadie. Y quedó ahí y listo, porque teníamos partido con River”.

“Cometimos un error y lo tenemos que asumir como grupo, pero eso ya lo dejamos en el pasado, y ahora la cabeza está 100% en la final con Wanderers, y lo que viene después”, explicó, concluyendo el asunto.

“La salida de algunos compañeros y funcionarios del club te choca un poquito, más que nada por los jugadores que eran referentes dentro del plantel, pero son decisiones que no pasan por nosotros”, dijo, sobre la no renovación de algunos contratos. “Yo como hincha estoy dolido por lo que significan el ‘Chory’ (Castro) y ‘Seba’ (Fernández), mayormente, para Nacional. Pero nosotros tenemos que seguir, esas decisiones no están a cargo nuestra”.

Afirmó que tanto él, como sus compañeros, querían jugar la final el pasado mes. “Habíamos planteado jugarla para cambiar la cara, cambiar la imagen que habíamos dado. Todo jugador quiere eso enseguida”, aseguró.

Sobre aspectos técnicos a mejorar, señaló que tal vez debería optimizar “el juego aéreo, tener más decisión”.

Acerca de la cercana chance de ser convocado a la selección en la última doble fecha de Eliminatorias, Rochet explicó: “No es que la estaba esperando, pero sí que muchos allegados me escribían ‘vas a estar, vas a estar’ y en el inconsciente me hicieron prestar más atención”.

“Me tengo fe”, dijo, sobre ser uno de los tres arqueros de Uruguay. “Experiencia tengo, lo que me faltaba era que me conocieran más acá en el país, y hoy en día en Nacional, sé que esa puerta se me abre. Así que aprovechando esta oportunidad de poder mostrarme en este club que es grandísimo a nivel mundial, si llega es llamado sería una alegría inmensa”, añadió.

Respecto al antecedente en el que Luis Mejía, en el que se da la salida del panameño de un entrenamiento al enterarse que iba a ser suplente, el arquero expresó: “Cuando salió ese tema Luis tomó esa postura, y después, rápidamente me vino a pedir disculpas. Eso demuestra la clase de persona que es, porque es una gran persona”.

“Me dijo que era un momento de calentura y que no había pensado lo que había dicho, así que yo no tengo nada que reprocharle a él, y obviamente que en nuestro puesto te cuesta soltarlo (al arco)”, explicó. Y agregó que “cuesta mucho llegar, y cuando se te va, te duele”.

“No tengo nada que decirle a él, más que agradecerle, porque también vivimos cosas muy lindas, fuimos grandes compañeros, y el 31 le escribí, le mandé un audio, y hablamos”, relató.

Sobre la llegada de Andrés D’Alessandro, sostuvo que, que sea un nombre tan importante “genera cosas”, y que “es un jugador de mucha calidad y va a aportar muchas cosas a los jóvenes”.

Consultado por si la exigencia, por parte de los hinchas, este año será superior a la del año pasado, Rochet contestó que en Nacional “tenés la exigencia día a día, te vaya bien o mal, te exigen. Hay que estar siempre al 100 por ciento”.

Luego, señaló que al jugar en el Bolso, y pasar por un buen momento, con todo el reconocimiento, y también conocimiento que genera, contó, que si bien no es de salir mucho, cuando fue “al pueblo de vacaciones, cuando iba a saludar” a su madre o abuela, cambió. “Era una locura”, expresó.

Por otra parte, el futbolista reveló que su ídolo de chico era Sebastián “el ángel del arco” Viera.

Referente a los penales, dijo que “cuando hay dos o tres pateadores que se sabe que podrían patear, se estudia previamente con ‘Leo’ Romay y los muchachos”, y agregó que no lleva el clásico “trencito”, sino que todo en la cabeza. “Romay el día de la serie de penales me lo gritaba de atrás, pero normalmente me lo guardo todo”.

Para cerrar: “A mi derecha”, respondió, entre risas pero con seguridad, cuando le preguntaron a dónde se tiraría cuando D’Alessandro le patee el primer penal en una práctica.

Enzo Correa





SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta