Por decano.com
23 Jun 2014
Tabaré
Alonso

Tabaré Alonso es entrenador de arqueros en Nacional. Está en el club desde hace casi diez años desempeñando una función que para muchos es un verdadero enigma.

¿Cuántos de nosotros podríamos describir, siendo específicos, las tareas que cumple un entrenador de arqueros y el alcance de las mismas? Para desentrañar este misterio y hablar de fútbol y de lo ingrato del puesto conversamos con Tabaré Alonso mientras compartíamos un almuerzo en El Mesón.

Tuviste una carrera corta como futbolista

Sí, me retiré a los 25 años, cuando me ofrecieron trabajar en Nacional, haciendo lo que más disfruto.

¿Cómo llega uno a ser entrenador de arqueros? Porque se me ocurre que no es algo vocacional...

En mi caso sí, se fue dando así. Durante mi carrera como golero estuve en equipos que tenían un entrenador para el puesto y otros en que no, en éstos era yo quien proponía los trabajos y así me fui formando, de una manera autodidacta digamos. Posteriormente, cuando ya empiezo a trabajar como entrenador de arqueros -que tuve la fortuna de criarme al lado de uno de los mejores, que fue Darwin Dalmás-, hice varios cursos en Argentina.

O sea que para ser entrenador de arqueros hay que capacitarse. No es tirarle la pelota al golero.

Exacto. Siempre digo que hay jugadores de campo que le pegan muy bien a la pelota, incluso mucho mejor que un golero, la cuestión está en pegarle en el momento justo para que el ejercicio salga bien, porque si la cuelgan en el ángulo, es muy meritorio para el ejecutante, pero no trabaja el golero, o mejor dicho, sólo lo hace en la parte física y no en la técnica, es decir el volar y despejar o caer con la pelota. 

¿Desde qué año estás en Nacional?

Desde el 2005. Cuando empecé tuve a mi cargo todas las categorías, desde séptima a tercera. Así continué hasta el 2009 cuando, con la llegada de Eduardo Acevedo, subo al primero, me mantuve como entrenador del equipo principal durante todo el período de Acevedo y continúo con Luis González, Marcelo Gallardo, Gustavo Díaz, Juan Carlos Blanco y Gustavo Bueno hasta lo más reciente que fue el interinato de Álvaro Gutiérrez. Durante los períodos de Juan Ramón Carrasco y  de Rodolfo Arruabarrena vuelvo a Tercera dado que ambos venían con su cuerpo técnico armado.

¿Alguna vez tuviste una oferta para formar parte de un cuerpo técnico?

Tuve, varias veces, pero preferí quedarme en Nacional por una cuestión afectiva y por considerar que aún soy joven y una carrera se edifica paso a paso. He tenido ofrecimientos del exterior y hasta de integrar el cuerpo técnico de una selección uruguaya sub 17 y sub 20.

¿Cuáles futbolistas recordás de entre los que entrenaste?

Hoy me llena de orgullo ver a Rodrigo Muñoz integrando la nómina del Mundial. Estuve recientemente con él en el Complejo Celeste, para mí "Popi" es una excelente persona además de gran profesional, así como Jorge Bava, Leonardo Burián,Rodrigo Odriozola, Nicola Pérez -que considero que fue uno de los mejores goleros del reciente torneo- , Sebastián Viera y Alexis Viera también entrenaron conmigo y hoy son capitanes y figuras en sus equipos en Colombia. Otro que se destaca en ese país y con quien pude trabajar es Lucero Álvarez, Kevin Dawson -hoy peleando el ascenso con Plaza Colonia- y otra cantidad que no pudieron llegar pero con los cuales continúo en contacto al igual que con los que te nombré.

¿Qué pasó con Martín Tejera?

Es algo raro lo que sucedió. Me dolió no haber estado en el cuerpo técnico en ese momento y no haber podido opinar. No era un golero para dejar libre. Es alguien con muchas condiciones que está en el club desde séptima división. Yo lo he acompañado durante todo el proceso, sé lo que da y la cabeza que tiene Martín. El haber incorporado un golero de experiencia y con sobradas condiciones no tenía que significar el dejar libre a Tejera. Es un arquero joven que bien podría haber sido cedido a préstamo. En mi opinión fue un desacierto la medida. El actual golero de Nacional, Gustavo Munúa, siendo juvenil se fue a préstamo al Albion. El tomar y aceptar la decisión de una cesión no quiere decir que el jugador no será tenido en cuenta en un futuro, sino que se entiende necesario -por ambas partes- que es menester continuar con el crecimiento y la formación del profesional. Insisto, no sé quién tomó la decisión pero considero que no estuvo muy acertado.

Se dice que el de golero es un puesto ingrato ¿Por qué motivos?

Por muchas cosas, no hay una sola causa. Lo que más se repite es "porque atajás bien durante 89 minutos y en el último te convierten", pero no es sólo por eso, hay otros factores, como los entrenamientos, porque cuando sos suplente tu chance de mostrarte es prácticamente nula y cuando se da es por una expulsión o una lesión de un compañero, que en este puesto es lo último que le deseás a un colega. Siempre digo que los arqueros somos una especie de secta aparte, el hecho de entrenar distinto y fuera de hora te va generando una complicidad especial. 

Para pintarte la ingratitud del puesto te pongo el ejemplo del "Cachorro", excelente golero y persona que nunca tuvo la chance de decir "este es el año" o de haber jugado dos años seguidos, siempre agarraba de a puchitos. Yo le decía que era el "bombero", jugaba un partido, esperaba catorce hasta tener otra oportunidad y todo eso con la obligación de responder bien. Me alegro que a Leo le haya surgido una oportunidad en el exterior porque se lo merece como profesional y compañero, porque se le empezaban a pasar los años y no le llegaba el momento de demostrar lo que es como arquero. El caso de Burián te pinta totalmente el por qué de lo ingrato, porque muchas veces con iguales condiciones del que está jugando te ves obligado a esperar. El arquero suplente no suele tener la chance de sustituir al titular porque éste último tuvo uno o dos malos partidos. En general al arquero lo sostenés igual para no mermarle la confianza.

¿Las lesiones de los goleros son más complicadas que las de un jugador de cancha?

No sé si más complicadas. Una lesión en un brazo no le impide jugar a un futbolista de campo y en el caso de un arquero eso es impensable. En cuanto a las partes inferiores -rodillas, tobillos- están exigidas continuamente, yendo al piso, flexionándote para despegar, etc. En definitiva, un arquero necesita mucho más de todo el cuerpo que un jugador que ocupe otra posición.

¿Ha habido grandes cambios en los entrenamientos desde tu época de jugador?

Cuando yo jugaba se basaba mucho en las repeticiones. Hoy todo es más explosivo, velocidad y reacción son la clave ya que la pelota es cada vez más liviana y hay que ajustarse a eso. La función del arquero es cada vez más complicada, se busca alivianar los balones para que todo sea más dinámico y se limitan las posibilidades del golero a partir de nuevas reglas que buscan la posibilidad de que se conviertan mayor cantidad de goles y que te exigen transformarte en un jugador de campo más, por este motivo se han cambiado las modalidades de entrenamiento. No dudo que llegue el momento en que se decida la ampliación de los arcos.

¿Qué tipo de arquero preferís?

A mí me gustan los goleros sobrios por sobre los espectaculares, prefiero al que hace lo justo y bien antes que al volador que te sacó una pelota del ángulo. Me quedo con el que se ubicó bien y la atajó parado y con eso me evitó el córner.

¿Quién era Tabaré Alonso en el picadito en el barrio?

Evitaba ir al arco. Aún hoy, en el fútbol 5 entre amigos no me gusta ir al arco, me aburro. Ya lo sufrí tantos años que ahora me creo 9. A pesar de esto, es un puesto que me encanta, si volviera a nacer y jugar al fútbol, nuevamente me inclinaría por el arco, ahora, si me toca que un hijo de tres años se calce los guantes y me diga "yo soy Bava" o "soy Munúa", no me gusta, prefiero que sea el "Chino" Recoba o Luis Suárez.

Mirando hacia abajo en las categorías menores ¿Quién asoma como una promesa?

Nacional trabaja muy bien en juveniles. En los últimos años han surgido muy buenos arqueros: Nicola Pérez, Martín Tejera, Gabriel Araújo, Kevin Blanco, goleros de selección que han disputado Mundiales. Yendo a la pregunta, a Gabriel Araújo que hoy está formando parte del plantel de primera le agregaría a Enzo Jauregui -actualmente en la selección sub 20-, Federico Silvera, golero de cuarta división...hay material, el gran problema es después darles la oportunidad. Ésa es la gran discusión que yo tengo, no es que no se formen sino que no los utilizamos, no los ponemos. Sé que es una posición difícil y que el arco de Nacional es muy grande, pero si son buenos en séptima, en cuarta y en tercera, la lógica indica que tendrían que responder en primera, pero siempre caemos en decir "es bueno, que quede de suplente" ¡si es bueno, que juegue!, si cuando le dimos chances a los jugadores del club anduvieron bien, tanto futbolistas de cancha como arqueros formados en la institución. Todo pasa por tomar la decisión de ponerlos. Sebastián Viera se iba a ir de Nacional, coincidió con que Jorge Bava estaba disputando un Preolímpico y Claudio Arbiza lesionado y Seba tuvo la posibilidad de debutar y ahí no lo sacó nadie y continuó con una carrera impresionante. Muchas veces el entrenador principal no se la quiere jugar y pide un golero con experiencia.

¿La experiencia en un golero pesa más que en un centrodelantero?

Lo que pesa más que la experiencia es la personalidad. Podés tener 22 años y una personalidad increíble, o tener 36, mucha experiencia pero fallar a la hora de decidir. La personalidad es clave en la vida, para cualquier actividad, pero en el puesto de arquero, con esa necesidad de reponerte de los errores de forma inmediata -porque el partido no se detiene después de un gol para que te tomes un tiempo- es vital estar capacitado para sobreponerte rápidamente, no quedarte con el error y que te arrastre uno, dos, tres partidos. Te equivocaste como le pasa al 5 o al 9, lo único que tus yerros se notan más.

¿Hablás mucho con tus entrenados?

Constantemente. Aparte del aspecto físico, del entrenamiento, está el soporte sicológico. Es un puesto que requiere de una concentración extrema durante los 90 minutos y muchas veces te encontrás con jugadores con problema familiares de diversa índole y es necesario lograr que se abstraigan de eso, no solo durante el partido sino en el entrenamiento, porque en el caso del tercer arquero por ejemplo, tenés que estar preparado para cuando te toque el momento, la oportunidad nunca te avisa, cuando te llega no podés decir "esperen que todavía no estoy preparado", tenés que rendir, y más en el arco de Nacional.

Ernesto Flores

decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta