Por Recibimos y publicamos
21 Nov 2013
palillo

Imperdible columna de Palillo Vanzini. Nos contó cómo vivía los clásicos.

A diez años de su retiro como futbolista profesional, cuando Nacional venció al tradicional rival por la Liguilla 1-0, con gol de Chori Castro y que dejó al rival de siempre fuera de toda competencia internacional. Compartimos la columna escrita hace algunos años por el gran Palillo.

Todo niño, joven y adulto en este país sueña y siente profundamente la pasión de un clásico; cuando gurí,  desde mis primeras corridas atrás de la pelota, en los campitos del Buceo, yo también tuve esa ilusión. Diez días antes de ese mágico domingo las conversaciones en la calle son acaparadas por estadísticas, valoraciones de la probable actuación de los jueces, que `clásicos son clásicos`, que hay jugadores hechos a medida para este tipo de partidos y diez días después de cargadas y aguante.

Desde el primer día  con la camiseta de Nacional esperé la llegada de  ese mágico momento, imaginando la  entrada  a la cancha con  mis compañeros, los gritos, los cánticos de la hinchada, los fuegos artificiales, en fin adrenalina corriendo a raudales. Cuantas personas  deseando estar dentro de la cancha, y yo con la  suerte de tener esa hermosa responsabilidad de defender la camiseta de mi glorioso Nacional  con hombría. Sabía que luego del pitazo final  se vendría  la alegría, la tristeza,  el aguantar el lunes  festivo o desgraciado a la espera de la revancha.

A los 21 años jugaría mi primer clásico en el Estadio Centenario. Se me cumplía de esta forma un sueño, como hincha   y como jugador profesional, poder vestir la camiseta de mi querido  Nacional frente al tradicional rival. La vida  después me concedió la dicha de poder  jugar muchos clásicos más, varios de ellos liderando con orgullo, como Capitán de un barco con jugadores de gran personalidad para este tipo de partidos.

Tres semanas antes me concentraba en la preparación de mi mente y mi fisico para lograr un óptimo rendimiento, tratando de imaginar mis contrarios, su forma de jugar y lo que debía hacer para superarlos. En este tipo de partido un mínimo error puede resultar fatal, la hinchada lo sabe  y  quien juega también. Es así que la atención tiene que estar al máximo, quien lo logra durante los noventa minutos es quien demuestra su verdadera clase como jugador. Mucho coraje pero mente fría son l as virtudes requeridas, manejando las emociones pero no dejándose llevar por las del contrario. A pesar del  paso los años puedo afirmar con convencimiento que jugar un clasico contra Peñarol y ganarlo  , cualquiera sea la situación, no tiene punto de comparación con ningún logro deportivo. Esa sensación de ver al tradicional rival derrotado, saliendo por el túnel con la cabeza gacha, supera cualquier alegría que se nos pueda dar.

Hoy veo a los nuevos jugadores subiendo por las escaleras del túnel camino a la cancha y no puedo dejar de sentir las emociones que me abrazaron no hace mucho tiempo y deseo por dentro que sean capaces de reconocer la responsabilidad que les ha caído y que sepan aceptarla con orgullo y valor.

                                                 Marco Vanzini


Marco Vanzini

Marco "Palillo" Vanzini (Montevideo, 19 de abril de 1976) ex-jugador y eterno ídolo del Club Nacional de Football, con el cual logró cinco títulos de Primera División Profesional de Uruguay. Empedernido ganador de clásicos, se retiró del fútbol activo de la mejor manera, ganando un clásico y hundiendo al eterno rival en la Liguilla y dejándolo sin posibilidad -nuevamente- de clasificar a una copa internacional.







SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta